viernes, 27 de enero de 2012

Gorila

Muchas veces nos damos cuenta de cuanto nos parecemos a nuestros parientes cercanos. El vello negro que cubre el cuerpo en algunos, los gestos desafiantes de las extremidades, en otros... Algunos hombres que se sienten poderosos golpean su pecho emitiendo un sonido de tambor hueco, mientras muestran sus afilados comillos de gorilas humanos.

1 comentario:

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos

 
web tracker