viernes, 2 de julio de 2010

Pugna


Cuando no se conocen las normas, la mera pugna legal pudiera parecer un lance fuera de la ley. Aunque no siempre estemos de acuerdo con los reglamentos particulares que se pueden cambiar al antojo, según las circunstancias.

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

Nunca debería ser el deporte una como una contienda, ahí empieza el error. En este supuesto, cambiar el reglamento podría ser un antojo digno de un aplauso.

 
web tracker