domingo, 25 de abril de 2010

Castril

Con la humedad se agrieta la tierra, algunas rocas caen sobre otras rocas, fracturan arboles o desplazan un muro que parecía sólido. Fisuras en las casas más expuestas. La peña cierra su acceso por peligroso. El río corre caudaloso y salvaje abajo y yo lo miro con cierto vértigo desde la pasarela. Castril en Abril

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

La tierra también está sujeta a la entropía o al ciclo de la vida. Hoy se presenta despeinada, recien salida de la bañera, y de ahí su impresentable aspecto. Démosle tiempo para que se ponga coqueta y volverá a su anterior estado de elegancia. Aunque la culpa la tuvo Newton, el que obligó a las rocas a bajar de donde estaban encaramadas.

 
web tracker