viernes, 23 de abril de 2010

Tiovivo

Cabalgamos para estar en el mismo sitio una y otra vez, hasta el instante preciso en que acabe el viaje. En ocasiones solos, otras veces acompañados.

2 comentarios:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

Efectivamente, el punto de partida es el mismo que el de llegada, además con el mismo peso y valor. Y aunque la perspectiva te hace ver multitud, en realidad es un engaño óptico. Cabalgamos sobre la soledad aunque Él siempre va a lomos de tu caballo, jamás te abandona. En cualquier caso, disfrutemos del tiovivo "como si fuesemos inmortales".

Molly dijo...

Me gusta el dibujo..y el simbolismo..

 
web tracker