domingo, 16 de mayo de 2010

Despedida



Dejamos este mundo como vinimos. Nos vamos para siempre y sin embargo el niño que fuimos permanece unido por una fina cuerda al baul de donde brotan los recuerdos. De ahí dentro es de donde saco las imágenes que ahora evoco, en un día extrañamente frío de Mayo...y pienso que aunque la vida perdió, harto consuelo nos dejó la memoria de Joaquín.

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

Sólo existe un casi transparente paño de seda entre aquí y allá. Por ello, lo que interpretamos como despedida no es más que un pequeño paso al frente que te coloca al otro lado; o tal vez, no existe la más mínima separación, tan sólo un cambio de estado.
A veces me pregunto por qué no sabemos sobreponernos a lo único que tenemos garantizado.
¿Y si rompiésemos esa fina cuerda?Automáticamente nos instalariámos en el aquí y ahora,donde la vida deja de ser un enredo.
Igual resulta que todo esto no es más que un sueño, una broma o pura ficción.

 
web tracker