viernes, 18 de junio de 2010

El pañuelo


Mientras la delicada mujer espera en el montículo desde donde se divisa el agua del lago, el hombre considera y decide rescatar del árbol seco, el pañuelo que ella perdió, arrebatado por el viento, en una ciudad pequeña casi en primavera

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

Cuando se trata de un pañuelo perdido, situado en un árbol seco, el rescate no merecela pena.
Yo optaría por bajar del montículo y darme un baño en el lago.

 
web tracker