jueves, 17 de junio de 2010

Mirar el horizonte

Para sacudirse la presión cotidiana nada como mirar al horizonte desértico donde solo existe una delicada linea a veces inapreciable, mientras ponemos la mano sobre la frente para evitar reflejos inoportunos

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

La nítida línea del horizonte debe ser nuestro astrolabio diario, de lo contrario, serán las dos manos lo que tendremos que utilizar para evitar lo inoportuno.

 
web tracker