domingo, 27 de junio de 2010

La boda real

¿Qué sería de una boda real sin los ornamentos, sin maquillajes ni telas caras, sin sonrisas ni siquiera en los niños? Una caricatura grotesca. Blanca y flácida carne buscando sitio en la foto oficial.

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

Pero todos vivimos en este escenario, que no es más que una falsa representación a la que todos contribuimos. Unos hacen el papel de reyes, otros de profesores, jubilados....
Pero a mi me interesaría saber quién maneja la tramoya.

 
web tracker